in ,

Revocación de la donación 2

Si el que recibe la donación acusa al donante de haber cometido un delito, este puede dejar sin efecto la donación.

Revocación de la donación. Revocación de la donación por imputar un delito al donante. Si el que recibe la donación acusa al donante de haber cometido un delito, este puede dejar sin efecto la donación.

Como hemos visto an anteriores entradas, la donación una vez hecha es irrevocable, es decir, no puede dejarse sin efecto.

El motivo es lógico, la seguridad en el tráfico jurídico, sería de locos donar un bien y al mes siguiente querer recuperarlo, se trata de evitar actuaciones irreflexivas que generen inseguridad.

Que ya lo dice la frase “Santa Rita, lo que se da no se quita”.

Solo podemos revocar las donaciones en los casos expresamente establecidos en la ley.

En concreto las causas de revocación de las donaciones se regulan en los arts 644 y siguientes del Código Civil y cuentan también con su propia regulación en algunas legislaciones forales.

Entre estas causas esta la llamada revocación de la donación por ingratitud.

Revocación de la donación 2 . Revocar la donación por imputar un delito al donante. 🤬🤬🤬 Share on X

Revocación de la donación por ingratitud

La donación precisamente por ser un acto gratuito conlleva una especie de obligación moral de gratitud de donatario. Por eso, si éste muestra una mala conducta, el donante puede revocar la donación por causa de ingratitud.

La donación puede dejarse sin efecto cuando el donatario ha tenido una conducta ingrata con el donante, ahora bien, debe hacerse necesariamente en la forma y cumpliendo los requisitos establecidos por el Código Civil.

La ingratitud como causa de revocación de la donación, se regula en el artículo 648 del Código Civil que dispone:

También podrá ser revocada la donación, a instancia del donante, por causa de ingratitud en los casos siguientes:

1.º Si el donatario cometiere algún delito contra la persona, el honor o los bienes del donante.

2.º Si el donatario imputare al donante alguno de los delitos que dan lugar a procedimientos de oficio o acusación pública, aunque lo pruebe; a menos que el delito se hubiese cometido contra el mismo donatario, su cónyuge o los hijos constituidos bajo su autoridad.

3.º Si le niega indebidamente los alimentos.

Es decir, si el donatario comete alguno de los actos que recoge el artículo 648 del Código Civil, se entiende que ha sido ingrato, y el donante puede recuperar el bien donado.

Ahora bien, las concretas causas de revocación de las donaciones por ingratitud a que se refiere el artículo 648 del Código Civil son tasadas y de interpretación restrictiva, así lo ha declarado el Tribunal Supremo en sentencias de 13 de mayo de 2000 y de 20 de mayo de 2011.

Como en anteriores artículos hemos hablado de la revocación de la donación por cometer un delito contra el donante, explicamos ahora la causa 2ª del artículo 648 como causa de revocación de la donación.

Revocación de la donación

Revocación de la donación por imputar un delito al donante

Para que se pueda revocar la donación por la causa 2º del artículo 648 del Código Civil, es necesario que se den estos requisitos:

Requisitos

1.- Que el donatario impute al donante alguno de los delitos que dan lugar a procedimiento de oficio o acusación pública

2.- Además la imputación de un delito al donatario no es causa de revocación por ingratitud si el delito se ha cometido contra el propio donatario su cónyuge o los hijos constituidos bajo su autoridad

El supuesto previsto en el artículo 648 del Código Civil exige que el donatario impute al donante alguno de los delitos que dan lugar a procedimiento de oficio o acusación pública.

¿Qué quiere decir que “procedimiento de oficio o acusación pública”

Para que pueda revocarse la donación por imputar un delito al donante, es decir por la causa prevista en el artículo 648 2º, es necesario que el delito que se impute al donante sea un delito público, es decir, perseguible de oficio.

De modo que quedan excluidos los procedimientos que tienen por objeto la persecución de delitos semipúblicos.

Asi lo ha declarado la sentencia del Tribunal Supremo STS 577/2019, 5 de Noviembre de 2019:

Pues bien, la denuncia inicial formulada por el demandado dirigida contra los aquí actores y apelantes tenía por objeto hechos que calificaba como constitutivos de los delitos de administración fraudulenta prevista en el artículo 295 del Código Penal, imposición de acuerdos abusivos en uso de posición mayoritaria penado en el art. 291, y delito de obstrucción a la supervisión de la gestión de la sociedad a que se refiere el artículo 293 CP.

Delitos todos ellos requieren, como condición de procedibilidad, de denuncia de la persona agraviada (o su representante), y son por tanto delitos semipúblicos que precisamente se contraponen a los delitos públicos que en términos del citado artículo 648 del Código Civil dan lugar al “procedimiento de oficio”.

No obstante y puesto que junto a éste añade “o acusación pública”, puede entenderse que se refiere a procedimientos que puedan dar lugar a acusación pública, entre los que podrían subsumirse los procedimientos que tienen por objeto perseguir delitos semipúblicos, en los que una vez removido el obstáculo de su procedibilidad, el representante público puede formular acusación aunque el denunciante o querellante se aparte.

Sin embargo, partiendo del carácter-tasado de las causas de ingratitud y de su necesaria interpretación restrictiva, consideramos que la conjunción disyuntiva tiene en este caso una significación equivalente, aludiendo ambas expresiones al mismo concepto de procedimientos que dan lugar a procedimientos incoados de oficio en que se fórmula acusación pública y por tanto se refiere a aquellos que tienden a perseguir los delitos públicos, de modo que quedan excluidos los procedimientos que tienen por objeto la persecución de delitos semipúblicos

La expresión “impute un delito al donante”

La misma sentencia aludida viene a desestimar la acción de revocación de la donación por ingratitud porque la causa seguida contra el donante fue sobreseida.

Dice la sentencia:

No obstante, aún cuándo se entienda que los delitos públicos aludidos se imputaban también a los hijos donantes del donatario y se considere que la imputación de delitos semipúblicos tiene cabida en el supuesto de hecho del art. 648.2, tampoco podía prosperar la pretendida revocación de las donaciones.

En el procedimiento penal incoado como consecuencia de la denuncia y de su ampliación fue dictado auto en fecha 7 de abril de 2014 en el que se acordaba el sobreseimiento libre y archivo de la causa por no ser los hechos denunciados constitutivos de delito y por aplicación del art 268 CP concluyendo que no sería posible imponer pena alguna a los denunciados.”

El artículo 268 del Código penal contempla la llamada excusa absolutoria por parentesco:

1. Están exentos de responsabilidad criminal y sujetos únicamente a la civil los cónyuges que no estuvieren separados legalmente o de hecho o en proceso judicial de separación, divorcio o nulidad de su matrimonio y los ascendientes, descendientes y hermanos por naturaleza o por adopción, así como los afines en primer grado si viviesen juntos, por los delitos patrimoniales que se causaren entre sí, siempre que no concurra violencia o intimidación, o abuso de la vulnerabilidad de la víctima, ya sea por razón de edad, o por tratarse de una persona con discapacidad.

2. Esta disposición no es aplicable a los extraños que participaren en el delito.

Por tanto, cuando estemos ante delitos patrimoniales, la aplicación de la excusa absolutoria impide que la denuncia formulada por el donatario contra el donante prospere por no tener legitimación para sostenerla Y en consecuencia no se podrá entender que en estos casos exista excusa absolutoria.

El padre dona al hijo un piso. Después el hijo denuncia al padre de haberle sustraído bienes de la herencia de la madre. el padre no podrá revocar a donación por esta ausa porque la denuncia del hijo no prosperara por aplicación de la excusa absolutoria del artículo 268 del CP y no habrá delito.

Dice la sentencia del Tribunal Supremo:

Teniendo en cuenta que el artículo 648 2º del CC requiere que el donatario impute un delito al donante, lo anterior determina en definitiva que el donatario no pudo imputar a los donantes delito alguno y no concurrió el supuesto de hecho contemplado en el citado precepto

En el mismo sentido se pronunció la sentencia del Tribunal Supremo de 13 de mayo de 2010, en la que al dilucidar sobre la concurrencia de imputación de delito denunciado por una hija a su padre que dio lugar a la incoación de proceso penal y a la formulación de escrito de acusación por parte de la denunciante. Las actuaciones  fueron declaradas nulas por concurrir en ésta la falta de legitimación derivada del art. 103.2 LECrim, declara el Alto Tribunal que

“debe considerarse que la expresión “imputare” significa sólo persecución judicial por medio de una acción de la que sea titular la persona donataria y como en este caso, la hija donataria no podía ejercer la acción penal contra la donante, mal le podía imputar un delito, por carecer de legitimidad para hacerlo”.

¿Te ha gustado el artículo?

Written by María José Arcas-Sariot

Hola, mi nombre es María José Arcas-Sariot Jiménez y soy abogada especializada en Derecho de sucesiones desde 1997.
¡Bienvenido a mi blog especializado en Testamentos y Herencias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: María José Arcas-Sariot Jiménez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Siteground que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Revocación de la donación por ingratitud

Revocación de la donación por ingratitud

Plazo para revocar la donación por ingratitud

Plazo para revocar la donación por ingratitud